domingo, 1 de julio de 2018

Siete millones de dólares al año...

Sr. Director,

Jorge Sampaoli  reniega del estudio, de la planificación, se entrega por completo a la intuición, cree que es necesario generar caos para obtener resultados, que en el fútbol hiperprofesional de hoy en día competir es más importante que ganar y que hoy, después del desastre que ha sido su gestión al frente de nuestro seleccionado mayor, manifiesta con convicción que no tiene pensado renunciar, entonces, ¿es el único responsable de este poco digno fracaso deportivo o en cambio también lo son aquellos que lo contrataron por ¡cinco años!? 

José María Condomí Alcorta

miércoles, 13 de junio de 2018

Aborto legal, argumentación perfecta.

Feto de 14 semanas
Sr. Director,

Gracias a los abortistas nuestro país ha dado con el argumento perfecto para solucionar algunos de los problemas más graves que afectan a nuestra sociedad. Veamos, para evitar los abortos clandestinos nos proponen que los legalicemos, en lugar de solucionar el problema lo llevan a la legalidad. Perfecto. Podríamos encarar la inseguridad con la misma solución, entonces cuando un menor o un marginal sale de “caño” de su barriada en lugar de reprimirlo deberíamos legalizarlo autorizándolo a robar, arma en mano, hasta una determinada cantidad de dinero fijada arbitrariamente por los legisladores. Como normalmente delinquen para pagarse la droga, el alcohol y la diversión, hagamos que el estado se los provea de forma gratuita e irrestricta y chau problema, habremos terminado con todos los inconvenientes de un plumazo. ¿No es la solución perfecta con la que todos soñamos?
José María Condomí Alcorta

viernes, 8 de junio de 2018

Nuevas amenazas, ¿nuevas FFAA?

Nota: He enviado este texto a "Cartas de lectores" impulsado por los comentarios de algunos de mis amigos que lo han considerado merecedor de tal honor aún a sabiendas del límite de 1100 caracteres, límite que este ¿editorial? excede largamente. (08/06/18)

Sr. Director,

ARA San Juan en Ushuaia
Los argentinos somos muy afectos al blanco o negro, a ir de un extremo al otro ignorando los matices. Leemos lo que queremos y no lo que dice el texto. En los políticos este defecto se agudiza por las deformaciones propias de su profesión y, en el caso de la Defensa, por la ignorancia. Así, la confusión generalizada aumenta hasta hacer inviables propuestas que tienen su lado "bueno" y también su lado "malo". Ahora la discusión pasa por otorgar una nueva misión a las Fuerzas Armadas porque entre otras razones estas han estado "ociosas". Estas nuevas misiones pareciera que dejarán de lado por completo las misiones de antaño para enfocarse por completo en las "nuevas amenazas", amenazas que poco y nada tienen que ver con las tradicionales. Y lo cierto es que la verdad queda oculta entre tanta falacia.

Las nuevas amenazas son ciertas. El terrorismo ha evoluciona a formas mucho más complejas y poderosas que hace cincuenta o cien años atrás, puede atentar de formas que pocos hubieran imaginado a principios del siglo pasado. No solo somos vulnerables físicamente tanto en vidas como en bienes, también lo somos en la dimensión de la informática en la que la bendiciones de las redes globales es también un debilidad concreta cuyas consecuencias han sido manifiestas más de una vez en esta últimas décadas. El narcotráfico se ha transformado en una amenaza que ha logrado captar miembros de la política, la justicia y las fuerzas de seguridad, utilizando para sus operaciones sofisticados y violentos métodos que intimidan y hacen peligrar nuestro estado de derecho. ¿Son estas amenazas ficticias o construcciones intelectuales vacías de poder real? De ninguna forma, son bien reales y de existencia comprobada en los hechos, tanto como lo es la pesca ilegal en nuestros mares del sur, todas ellas afectan nuestro bienestar, nuestra independencia, nuestras capacidad de autodeterminación.

Entonces, ¿deben ser ellas las que ocupen el centro de la atención de nuestras FFAA? De ninguna forma, las llamadas amenazas tradicionales no han perdido vigencia, también han evolucionado, hoy un dron armado con munición inteligente puede causar tanto daño físico en un blanco determinado como un bombardero de la 2da guerra mundial que debía arrojar decenas de bombas para intentar dar en un blanco similar. Hoy un terrorista que tome por ejemplo a los sucesos del 9/11 podría causar un desastre en vidas y bienes atacando uno de los tantos blancos estratégicos de nuestro territorio. Los narcotraficante usan medios aéreos de todo tipo, incluso aviones que valen muchos millones de dólares y son capaces de volar a velocidades mayores a cualquier avión que posea hoy nuestra FFAA. En otras palabras a las amenazas tradicionales de una fuerza aérea de un enemigo de nivel estatal, se suman las nuevas amenazas, haciendo más complejo cuidar nuestros cielos.

Lo mismo sucede con nuestro territorio y con nuestros mares, a lo anterior se suma lo nuevo, no hay un reemplazo, todo lo contrario las amenazas se han diversificado y sofisticado. Debemos considerar todas ellas para hacer lugar al mandato fundacional de "proveer a la defensa común". Es tal la diversidad que impone esta nueva realidad y la que nos tocará vivir durante resta del siglo XXI que salvo que se encare el problema desde una visión estratégica pensando en anticiparse y no en reaccionar, difícilmente se pueda atender esta enorme panoplia de amenazas.

Lamentablemente la realidad es que nuestros políticos en su mayoría carecen por completo de una formación acorde con los desafíos que se nos presentan hoy y en el futuro. Es suficiente decir que algunos con poder de decisión piensan que las FFAA han estado ociosas por el simple hecho de que no han participado en una guerra cuando es de público conocimiento que hemos participado de una hace unas pocas décadas y que parte de nuestro territorio aún se encuentra ocupado por las fuerzas invasoras. Ignoran por completo lo que significa instruir, capacitar y ejercitar una fuerza armada en tiempos de paz para que llegada la eventualidad de necesitar emplearla la misma esté en capacidad de hacerlo.

Las fuerzas armadas deben ser creíbles este concepto forma parte del que se denomina disuasión que, justamente, tiende a evitar que las amenazas tradicionales sean mucho menos propensas a pensar en afectar nuestros intereses y derechos. La disuasión se completa con dos conceptos más, la comunicación clara y precisa de los límites que el otro no debe sobrepasar y, por supuesto, la decisión política de emplear los medios cuando los límites son ignorados. ¿Quieren ser un ejemplo de paz durante los próximos cien años? Pues bien, habrá que poseer FFAA creíbles, delimitar claramente cuales son nuestros límites y, por sobre todas las cosas, transmitir claramente que en caso de que los mismos sean vulnerados o amenazados, se actuará. Tan fácil como eso.

¿Qué sucede cuando las "amenazas" advierten que no hay ni capacidad ni intención seria de ponerles límites concretos? Como ejemplo tomen la ciudad de Buenos Aires, a pesar de los códigos, leyes y decretos, a pesar de hacer cambiado todo para que nada cambie con el poder de policía que interviene en el distrito, nuestra ciudad es hoy un caos de cortes, piquetes y marchas, los ciudadanos comunes, los que trabajamos y debemos cumplir con nuestras obligaciones en forma diaria, vemos como unos pocos transforman nuestro diario vivir en un infierno. Lo mismo ocurre con los mares del Sur, con la frontera norte o con sujetos que por auto considerarse "dueños ancestrales" de parte de nuestro territorio desconocen nuestra Constitución, nuestras leyes o al Estado Argentino en general.

La Defensa Nacional es ni más ni menos que eso, la defensa de nuestra nación, ignorarla o minimizarla nos hará pagar un precio muy alto en algún momento. De seguir así la pregunta no es si habremos de pagarlo, sino cuando lo pagaremos. 

miércoles, 11 de abril de 2018

ARA San Juan y documentos secretos.


Enviado a LA NACIÓN el 11/04/18

Sr. Director,
La catástrofe del ARA San Juan ha puesto en evidencia una faceta que veíamos en algunos medios del exterior pero, si me memoria no me falla, estaban ausentes en los nacionales: dar a conocer documentos clasificados como SECRETO, en este caso documentos que registran el accionar legítimo de nuestras FFAA frente a otro Estado que ocupa en forma ilegítima territorio insular nacional. La difusión de esos documentos podría ser considerada como perjudicial para los asuntos que hacen a la defensa nacional por lo que de inmediato el gobierno debería denunciarlo frente a la Justicia Federal e incluso algún fiscal de ese fuero debería actuar de oficio. Hasta el momento de escribir esta nota tanto el PEN como la Justicia brillan por su silencio.  El que calla otorga...

P.D.: Tal vez las FFAA que pretenden INFOBAE y su periodista Klippahan sean similares a las del desopilante monólogo de Gila. 

miércoles, 14 de marzo de 2018

Hipótesis de conflicto bélico

Sr. Director: 

Durante la exposición del día de hoy en el Honorable Congreso de la Nación al Sr. Jefe de Gabinete le fue presentada la siguiente pregunta: ¿Existe alguna hipótesis de conflicto bélico que requiera la compra de aviones, tanques, tanquetas, vehículos, helicópteros y o cualquier otro armamento pesado y/o de guerra? A lo que el ministro contestó: En la actualidad no existen hipótesis de conflicto bélico.
Las FFAA se pasan la vida estudiando hipótesis de conflicto bélico en todos los niveles (estratégico, operacional y táctico), para eso está la inteligencia estratégica militar, se hacen ejercicios en las escuelas de guerra y están los simuladores tácticos.  El Sr. Jefe de Gabinete, no ducho en lo que hace a la Defensa Nacional, podría haber contestado: Si fuera el caso, ese material se compraría para equipar las FFAA de forma tal de incrementar su poder disuasorio justamente para evitar que se concrete cualquier hipótesis de conflicto bélico. 

Enviada el 14/03/2018

lunes, 12 de marzo de 2018

De la barbarie a una sociedad igualitaria

Sr. Director,

Pareciera que finalmente las mujeres lograrán que les sea reconocido su tantas veces postergado legítimo derecho de igualdad frente al hombre, que las proteja de la violencia de género en cada uno de los aspectos de la vida.  Tal como sucede en muchos aspectos que hacen a la vida en sociedad, en este también aparecen quienes llevan las cosas a un extremo. Para estos, cualquier galantería o gesto es condenable y el autor un criminal. Así de estrecho es el margen de tolerancia. La paradoja es que buena parte de aquellos que practican ese fundamentalismo no tienen  inconveniente en justificar la muerte del más débil por el más fuerte, de aquel que no tiene voz por parte del que puede reclamar por sus derechos e intereses, del inocente de toda culpa.  Por este camino el aborto termina siendo el principio de la muerte de los principios éticos fundamentales que colaboraron en llevar a nuestra especie de la barbarie a una sociedad en las que todos deberían tener los mismos derechos, hayan nacido o estén por nacer. 

Carta enviada el 12/03/18

sábado, 20 de enero de 2018

Modernizar nuestro aparato militar


He leído atentamente el editorial publicado el día de la fecha por Eugenio Dimier que hace un excelente análisis sobre el tema de nuestras Fuerzas Armadas.

Me permito entonces responder a la pregunta que se hace de porqué debemos poseer fuerzas armadas. 

En primera instancia su existencia responde al mandato "fundacional" del Estado Argentino de "proveer a la defensa común" (de las provincias que lo componen), plasmado en el Preámbulo de la Constitución Argentina. 

Las Fuerzas Armadas son el instrumento militar de la Defensa Nacional que tienen por misión principal ”garantizar y salvaguardar" de modo permanente los intereses vitales de la Nación, de forma tal que nos permita permanecer soberanos, independientes, autodeterminados, íntegros territorialmente y, por sobre todas las cosas proteger la vida e integridad de los que habitan nuestro país. 

Las FFAA cumplen un rol fundamental para que podamos subsistir como nación en el futuro que apunta a ser cada día más inestable en el que algunos estados son gobernados por algunos a los que les gusta jugar con botones nucleares. 

Asimismo, deben ser un elemento creíble no solo para impedir que nuestro intereses y derechos sean vulnerados, más importante aún es que deben ser un factor disuasorio de cualquier intento en ese sentido, que nuestros hermanos latinoamericanos de todas las banderías así lo entiendan debería servir de alerta a aquellos que por un sesgo ideológico pretenden la indefensión. 

La Defensa Nacional no debe estar condicionada por ideologias o por partidismos políticos, hace a la totalidad de los argentinos. Merece ser una "política de estado" que trascienda turnos presidenciales porque tal como lo menciona el artículo si comprar o producir material militar lleva años, formar y capacitar a quienes deben hacer uso de ellos, incluso a riesgo de su propia vida, lleva décadas. 

Lic. José María Condomí Alcorta
Enviada a "cartas de lectores" el 20/01/18

jueves, 30 de noviembre de 2017

Debate sobre el futuro de las FFAA

Enviada el día 30/11/2017

Sr. Director,

Futuro incierto...
Bienvenido el debate sobre la misión de nuestras FFAA, comienzan a aparecer diagnósticos certeros sobre la actual situación de las mismas y algunos se animan a debatir sobre que hacer con ellas, aunque aquí hago una salvedad, la enorme mayoría de los que opinan no distinguen los distintos niveles estratégicos lo que les impide relacionar adecuadamente las distintas relaciones entre misión, objetivos y medios que proponen cada una de esos niveles. 

Más aún analizan como si todo se comprimiese en el corto plazo, en el hoy, en el aquí y en esta situación, su visión del futuro es lineal y que se puede representar como una tendencia que se prolonga sin muchos matices a pesar de que el futuro es siempre incierto. Con estas limitaciones los análisis terminan despreciando todo lo que no sea coyuntural por lo que en la medida que pasa el tiempo las diferencias entre lo analizado y la realidad se hace cada vez mayor. Esta obsesión por los avatares de la coyuntura nos ha convertido en un país de "followers" termino que describe a aquellos que siguen a los echos y muy pocas veces se anticipan a los mismos. Cualquier libro serio de Estrategia de una forma u otra nos indicará que debemos anticiparnos a las intenciones del otro, que no hacerlo es transformase en una víctima más de la sorpresa estratégica, de la "niebla del futuro". 

Nos debemos un debate serio con respecto a que pretendemos de nuestras FFAA, de cuales serán sus misiones principales y secundarias, de su estructura y de como esta se adaptará a los posibles cambios que el futuro propondrá, de cuales serán sus medios y de como capacitaremos a sus integrantes. También es obligatorio pensar la política de Defensa como una política de Estado, sin que los dogmatismos, los partidismos y las ideologías tengan participación en ese debate que debe ser profesional, muy profesional. 

​​​​​​​No deben participar del mismo aquellos que levantan el dedo para pontificar sobre las verdades que se les ha revelado Marte, aquellos que se encaprichan con un futuro único al que inexorablemente creen que nos encaminamos y fundamentalmente aquellos que tocan todos los temas de la Defensa, los militares y los estratégicos de oído. En un mundo cambiante con una población que supera los 7 mil millones, con carencias de alimentación, agua y energía nosotros enfrentaremos estos conflictos globales con la "buena onda" de los ignorantes.

domingo, 24 de septiembre de 2017

Proveer a la defensa común...

Sr. Director


Nuestro país enfrenta un desafío enorme en esta situación internacional en la que desde Corea del Norte a Irán bailan de la mano de Donald Trump, una danza de amenazas que nos coloca en las puertas de un conflicto nuclear que nos involucrará a todos. 


En efecto, la Argentina carece del instrumento imprescindible para dar cumplimiento al mandato fundacional de “proveer a la defensa común”: unas fuerzas armadas actualizadas con capacidad de disuadir a quienes tengan intención de afectar nuestros intereses y derechos. Esta situación no es nueva, las FFAA llevan décadas de un progresivo deterioro. Nuestra fuerza aérea no tiene medios idóneos para custodiar nuestros cielos, nuestra armada navega con serias limitaciones de mantenimiento y obsolescencia y el ejército suma a estos problemas el de una severa falta de reservas. 

Si bien este gobierno ha dado algunos tímidos pasos para recomponer algunos aspectos de la defensa nacional  hace falta un acuerdo político amplio que permita fijar políticas de largo plazo con el propósito fortalecer a nuestro país en su pretensión de cobrar relevancia económica y política en la región, en el Atlántico Sur e incluso en la Antártida. 

Lic. José María Condomí Alcorta

miércoles, 11 de mayo de 2016

Hipocresía

Enviada el 11 de Mayo de 2016.

Sr. Director:

Groucho Marx ironizaba que no importaba que gustaran o no sus principios puesto que de ser necesario tendría otros. Pareciera que en lo que se refiere a la ley anti despidos el jefe de bloque del FpV de la Honarable Cámara de Diputados, Héctor Recalde,  es capaz de fingir sentimientos contrarios a los que verdaderamente experimenta tanto sea cuando durante el gobierno de CFK se oponía a la sanción de una ley similar o ahora cuando defiende el actual engendro. El hecho es que Recalde, como ironizaba Groucho, adapta sus principios a los cambios de su conveniencia política. Un verdadero hipócrita.

Lic. José María Condomí Alcorta